¿Cuánto contamina el plástico que estás usando en tu oficina?

contaminacion-plastico-oficinaQue el plástico es uno de los elementos que más contamina y perjudica al medio ambiente no es un secreto para nadie, pero aun así son muchas las empresas que continúan utilizando todo tipo de plásticos en el día a día de sus oficinas, con todos los daños y problemas que esto implica.

En la mayoría de casos, la razón por la que las empresas continúan utilizando plástico en sus oficinas es porque no están concienciadas de cómo el plástico afecta no solo al medio ambiente, sino también a nuestro organismo.

Conscientes de ello, desde Lasercart como especialistas en la recogida de residuos de oficina, hemos querido hacer un post en el que vamos a contar cuánto contamina el plástico que estás usando en tu oficina, con el objetivo de concienciarte de la necesidad de reducir la utilización de plásticos en la oficina.

Cómo contamina el plástico al medio ambiente y daña nuestra salud

El plástico es un elemento que está presente en el día a día de nuestras oficinas, ya sea en forma de botellas de agua, envases de comida, artículos de papelería, bolsas y todo tipo de productos.

Las cifras son escalofriantes, y es que se calcula que al cabo del año se producen más de 100 millones de toneladas de plástico en todo el mundo, de las cuales un 80% acaba en los mares, debido a que no se recicla de la manera adecuada. Un problema que se estima más grave que el propio cambio climático.

Esta situación contamina enormemente el medio ambiente, pero además tiene un efecto muy nocivo para nuestra salud, por lo que todos debemos esforzarnos por tratar de revertirla y buscar alternativas que nos permitan reducir el consumo de plástico, o apostando por su correcto reciclaje. Y es que la principal razón por la que los plásticos llegan al mar, es que llevamos a cabo una deficiente gestión de residuos.

Por ello es altamente recomendable que en tu empresa tomes medidas para facilitar el reciclaje del plástico, como dar charlas de formación a tus empleados con el objetivo de concienciarles, instalar contenedores para reciclar plástico, así como instaurar un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) basado en la norma ISO 14001.

No hay que olvidar que el plástico tarda cinco años en degradarse, contiene aditivos y absorbe metales pesados, antibióticos, pesticidas y otros tóxicos que son transportados por todo el planeta.

¿Cómo puede colaborar tu oficina en la reducción de la contaminación por plásticos?

Promueve la utilización de envases y botellas reutilizables y/o retornables.

Evita el uso de bolsas de plástico de un solo uso, y cámbialas por otras opciones como las bolsas de tela.

Rechaza la utilización de envases y utensilios de plástico de un solo uso, como los vasos, cubiertos o pajitas.

Instala contenedores específicos para el reciclaje de residuos plásticos.

Firma la petición hacia el Gobierno para proteger los océanos de los plásticos.

Reduce la utilización de envoltorios de plástico.

Comprueba los componentes de tus cosméticos y evita aquellos que cuenten con microplásticos como el polietileno, polipropileno, PET, PMMA y/o nylon.

Utiliza los plásticos más seguros

Aunque lo ideal es evitar el consumo de plásticos, sabemos que no siempre es posible, por ello es recomendable utilizar los plásticos más seguros, que están clasificados mediante un código de identificación que está situado en la zona inferior de los envases.

Los plásticos más seguros:

PET (Polietileno Tereftalato): El PET es un plástico que se utiliza especialmente para la producción de botellas para bebidas. Gracias a su reciclaje se pueden obtener fibras para el relleno de bolsas de dormir, alfombras, cuerdas y almohadas.

HDPE (Polietileno de alta densidad): El HDPE se utiliza principalmente para fabricar envases de leche, detergente y lubricantes para motores. Una vez reciclado, se puede utilizar para macetas, contenedores y botellas de detergente.

LDPE (Polietileno de baja densidad): El LDPE lo encontramos en las bolsas de supermercado, bolsas de pan, plásticos para envolver, etc. Se puede reciclar para fabricar bolsas de supermercados de nuevo.

PP (Polipropileno): Por último está el PP, que está presente en la mayoría de recipientes para yogur, sorbetes, tapas de botellas, etc. Reciclado, se puede utilizar como viguetas de plástico, peldaños, baterías para coches, etc.

Los plásticos más peligrosos:

PVC (Cloruro de polivinilo): El PVC está presente en los botes de champú, envases de aceite de cocina, envases de comida rápida, etc. Se puede reciclar para fabricar tubos de drenaje e irrigación.

PS (Poliestireno): El PS está en tazas desechables de bebidas calientes y bandejas de carne. Se puede reciclar para fabricar cintas para casetes y macetas.

OTROS: El resto de plásticos que no hemos nombrado son altamente peligrosos para el medio ambiente, y por lo general los encontramos en botellas de kétchup, platos para hornos, envases para microondas, etc.

Conclusión:

En definitiva, el plástico que estás usando en tu oficina es altamente contaminante tanto para el medio ambiente como para nuestra salud, por ello debes concienciarte de la necesidad de tomar medidas que reduzcan su consumo, y favorezcan su reciclaje.

2019-06-04T16:27:12+00:00