¿El baño para discapacitados de tu empresa cumple con la normativa actual?

Baño para discapacitados

Con el objetivo de facilitar el acceso y la movilidad de las personas discapacitadas, contar con un baño para discapacitados en tu empresa es obligatorio, el cual debe estar perfectamente preparado para facilitar el acceso a personas con movilidad reducida.

Tal y como establece el Código Técnico de la Edificación (CTE), toda empresa, local comercial u oficina en la que se realice una reforma o se produzca un cambio de uso, deberá contar con un baño para discapacitados perfectamente adaptado.

 

Te interesa:

El contrato indefinido para personas con discapacidad, una apuesta de las empresas del siglo XXI.

 

Hasta aquí todo claro, pero, ¿sabemos cómo debe ser un baño para discapacitados que cumpla con la normativa actual? Desde Lasercart, como Centro Especial de Empleo altamente comprometido con la integración al mundo laboral de personas con cualquier tipo de discapacidad, a continuación vamos a contar qué requisitos debe cumplir el baño para personas con movilidad reducida de tu empresa.

Claves para que el baño para discapacitados de tu empresa esté perfectamente adaptado

Todo edificio de uso público está en la obligación de contar con al menos un baño adaptado para personas discapacitadas, que les permita realizar sus necesidades sin complicaciones.

Es importante que el baño para discapacitados esté situado en un lugar accesible, así como que esté señalizado correctamente para identificar su presencia. En cualquier caso, el baño adaptado también podrá ser compartido por hombres y mujeres, siempre y cuando cuente con acceso independiente al resto de baños existentes en el edificio.

Dicho esto, es fundamental que el baño esté perfectamente adaptado, para así evitar las complicaciones e inconvenientes cotidianas que las personas con discapacidad se encuentran en su día a día, que pueden provocar inseguridades y problemas de causa mayor.

Por ello para no cometer errores, a continuación te vamos a contar los requisitos que tu baño para discapacitados debe cumplir según la normativa actual.

Señalización del aseo

Señalización del aseo para discapacitadosComo hemos comentado, el aseo deberá estar perfectamente señalizado con el símbolo internacional de accesibilidad, dejando un espacio libre de al menos 120 centímetros a cada lado de la puerta.

Asimismo, es altamente recomendable que la puerta del aseo sea abatible o corredera, ya que de esta forma será mucho más fácil su acceso, sin necesidad de ayuda externa. La puerta deberá contar con un ancho de 80 centímetros como mínimo. También se recomienda que la puerta no llegue hasta el suelo, ya que de esta forma será más sencillo identificar si el baño está ocupado.

 

Espacio interior

interior baño para discapacitados

El interior del baño debe estar libre de obstáculos a una altura de al menos 70 centímetros, y además debe permitir hacer un círculo con un diámetro de 150 centímetros, lo que significa que deberá contar con una dimensión mínima de 140 x 150 centímetros.

El suelo del baño deberá estar hecho de algún material antideslizante, para evitar posibles caídas al maniobrar en el interior.

Lavabo

El lavabo debe ser tipo ménsula, con un borde delantero situado a unos 80 centímetros del suelo aproximadamente. Es importante que el espacio que quede debajo del lavabo sea de al menos 75 centímetros, con un espacio de acercamiento de 80 centímetros.

El grifo debe ser tipo palanca, presión u otro sistema que no necesite girar la muñeca para facilitar su accionado, mientras que el espejo debe estar colocado a baja altura, lo más cerca posible del borde.

Asimismo, todos los accesorios como la jabonera, toallero, secador, etc., tendrán que estar colocados a una altura no superior a 120 centímetros del suelo.

Inodoro

La normativa CTE establece que la altura del asiento del inodoro debe estar a 45 centímetros del suelo, siendo recomendable que sea de tipo suspendido. De no ser así, se puede colocar una plataforma lo más ceñida posible a la base del inodoro, para no interferir en su aproximación.

También es importante que el inodoro sobresalga 75 centímetros de la pared, para así facilitar la aproximación de la silla de ruedas.

La ubicación del inodoro debe ser de 40 centímetros de la pared lateral, dejando un espacio de maniobra mínimo de un metro. Además deberá contar con barras de apoyo a ambos lados de aluminio o algún otro material resistente, situadas a 75 centímetros, para facilitar el traslado desde la silla.

Ducha

En caso de que se tratase de un gimnasio, clínica de rehabilitación o cualquier otro establecimiento que precisase de ducha, deberá tratarse de un plato de ducha situado a ras del suelo, que cuente con un asiento ubicado a unos 45 centímetros del suelo.

Además la presencia de barras de apoyo deberá estar ubicada a 75 centímetros del suelo, en los laterales, para facilitar el acceso a la ducha.

La ducha no debe tener bordes que impidan el acercamiento de la silla de ruedas, con un desnivel de 1,5 centímetros y una pendiente del 2% hacia el desagüe, para evitar que el agua pueda llegar al resto del baño. La grifería deberá ser de tipo teléfono para facilitar su manipulación.

Conclusión:

En definitiva, el baño para discapacitados de tu empresa deberá contar con todas las medidas necesarias para facilitar su acceso y movilidad, siendo lo más importante que la puerta sea corredera o se abra hacia afuera, que cuente con suelo antideslizante, barras de apoyo y que no haya mobiliario a menos de 70 centímetros del suelo.

2019-07-03T18:55:55+00:00