¿Qué son las medidas alternativas y qué relación tienen con la Ley General de Discapacidad (LGD)?

medidas alternativas a la LGD

Si en el post anterior hablábamos de que más del 81% de las empresas españolas no cumplen con la Ley General de Discapacidad (LGD), hoy nos vamos a centrar en las medidas alternativas, las cuales se muestran como una eficaz vía muy a tener en cuenta para todas aquellas empresas, que se encuentren en la situación de tener que cumplir con la LGD.

¿Qué son las medidas alternativas?

Aunque la LGD marca que todas aquellas empresas, pública o privadas, que cuenten con 50 o más trabajadores, deben reservar al menos un 2% de sus plantillas a trabajadores discapacitados, también hay que decir que existen casos excepcionales en los que una empresa puede cumplir con la Ley General de Discapacidad, sin necesidad de contratar ningún trabajador con discapacidad a sus plantillas.

Esta posibilidad se da gracias a las medidas alternativas, las cuales deben solicitarse al Gobierno Autonómico en el que se encuentre la empresa, o directamente al Ministerio de Empleo.

Tal y como hemos comentado, para que una empresa pueda acogerse a estas medidas alternativas, se deben dar una serie de circunstancias y casos excepcionales, como los siguientes:

Falta de demandantes de empleo

Cuando una empresa haya publicado una oferta de empleo, la cual no se ha podido cubrir debido a la falta de personas demandantes de empleo, esta podrá acogerse a las medidas alternativas al cumplimiento. Para ello, deberá ser la oficina de empleo pública la que certifique que la oferta se ha publicado, pero que efectivamente, no ha tenido la demanda necesaria para cubrirla.

Razones técnicas, económicas o administrativas

En el caso de que una empresa presente un informe en el que se justifiquen una serie de razones técnicas, económicas y/o administrativas, siempre y cuando estén establecidas por la ley para la no contratación de personas con discapacidad, dicha empresa podría acogerse a las medidas alternativas.

¿Cómo cumplir las medidas alternativas?

que-son-medidas-alternativas

Una vez conocemos en qué casos una empresa puede acogerse a las medidas alternativas para cumplir con la LGD, vamos a ver en qué consiste estas medidas alternativas.

Lo primero que hay que tener en cuenta, es que para cumplir con las medidas alternativas, además de que deberán darse las circunstancias excepcionales que acabamos de comentar, será fundamental que la empresa solicite el correspondiente Certificado de Excepcionalidad a los diferentes servicios públicos de empleo.

Una vez se haya obtenido el Certificado de Excepcionalidad, la empresa podrá proceder al cumplimiento de las medidas alternativas:

Contratación de un trabajador con discapacidad, o por el contrario, de un Centro Especial de Empleo, que se encargue de la suministración de materias primeras, maquinaria, o cualquier otro elemento que pueda ser fundamental para el desempeño laboral.

Contratación de un trabajador con discapacidad o de un Centro Especial de Empleo, para la prestación de servicios ajenos y accesorios a la actividad habitual de la empresa.

Donaciones a ONGs y entidades sin ánimo de lucro, cuyo principal objetivo sea la integración social y laboral de las personas con discapacidad.

Constituir un enclave laboral, previa suscripción de un contrato con un Centro Especial de Empleo.

Hay que tener en cuenta que por cada medida alternativa, la empresa también deberá abonar una serie de cantidades mínimas, en función del número de trabajadores con discapacidad no contratados en plantilla.

Si se opta por contratar los servicios de un Centro Especial de Empleo, el importe anual a abonar por la empresa deberá ser al menos, tres veces superior al Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) anual, por cada trabajador con discapacidad no contratado. Esto significa que el importe anual debe ser como mínimo de 22.365,42 euros.

En caso de que se optase por realizar una donación o llevar a cabo alguna actividad de patrocinio, el importe anual de cada donación deberá corresponder al 1,5 del IPREM anual por cada trabajador con discapacidad no contratado. Una cifra que oscila los 11.182.71 euros.

Preguntas relacionadas

¿Qué es un Centro Especial de Empleo?

Un Centro Especial de Empleo es una figura que fue creada por la antigua LISMI, con el objetivo de favorecer la inclusión laboral y social de personas con algún tipo de discapacidad.

Todo Centro Especial de Empleo está obligado a contar con una plantilla compuesto por al menos, un 70% de trabajadores con discapacidad.

¿Qué es un enclave laboral?

Al hablar de enclave laboral nos estamos refiriendo al contrato entre una empresa convencional y un Centro Especial de Empleo, para llevar a cabo obras u ofrecer servicios relacionados directamente con la actividad de la empresa, a través de un grupo de trabajadores discapacitados.

2018-12-27T12:24:51+00:00