Razones que explican por qué el medioambiente se conserva mejor al reciclar residuos informáticos

reciclar-residuos-informaticos-conservar-medioambiente

Ordenadores de sobremesa, portátiles, móviles, pantallas de televisión y monitores, relojes inteligentes, robots aspiradores, lavadoras, impresoras, altavoces portátiles, equipos de sonido…

La electrónica se ha apoderado de nuestra vida diaria. Por ello, reciclar residuos informáticos es vital para mantener la calidad del medioambiente y hacer de este planeta un mundo habitable.

El reciclaje de residuos electrónicos no es solo una obligación por ley en la mayoría de países desarrollados, sino que presenta múltiples ventajas para las empresas.

Efectivamente, ofrecer un sistema de recolección y gestión de residuos puede ser la mejor forma de atraer y conservar clientes, además de ganar reputación como empresa medioambientalmente responsable. Una típica situación win-win en la que todos ganan.

Ventajas del reciclaje de residuos informáticos y eléctricos

reciclaje-residuos informaticos electricos

El reciclaje de RAEE (Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos) presenta varias ventajas, como las siguientes:

Recuperación de materiales que se vuelven a usar

De este modo, se evita malgastar tiempo, energía y dinero en extraer materias primas y trasladarlas a las plantas de fabricación.

Cabe añadir que algunas de estas materias primas son metales de muy difícil extracción y, en algunos casos, escasos en la naturaleza.

Por tanto, se ahorra dinero y se reutilizan componentes cuya disponibilidad es limitada, por no decir que algún día se agotarán por completo.

Por otra parte, el proceso de extracción de materiales como el cobre, el estaño, el cinc, la plata o el oro, todos ellos usados para fabricar aparatos informáticos, es muy contaminante.

La clave para una correcta gestión es separar los materiales (los metales, principalmente) de modo que puedan volverse a usar como su estuvieran recién extraídos de las minas.

Te interesa:

Reciclaje de ordenadores: ¿Qué puedes hacer con tu viejo PC?

Protección de la naturaleza

Con el reciclaje de estos materiales, se evita que componentes contaminantes acaben en la naturaleza o en los vertederos.

Solo empresas especializadas en la gestión de este tipo de residuos como es el caso de Lasercart lleva a cabo una correcta recogida, manipulación y tratamiento de los desechos electrónicos.

De no ser así, estos componentes químicos pueden acabar en la tierra y, mediante filtraciones, en los acuíferos y, a la postre, en nuestros ríos y mares.

Por tanto, no solo se evita de contaminación del medioambiente, sino que se protege la salud de los seres humanos, los animales y las plantas.

Aumento de la reputación de las empresas

Aumentar reputación de tu empresa

Tanto las empresas especializadas en el reciclaje de RAEE como las que contratan sus servicios se benefician de un aumento de su reputación ante el sector y ante la ciudadanía.

Cada vez más, los consumidores exigen a las empresas, sin importar su tamaño o a qué se dediquen, una responsabilidad medioambiental.

Las empresas que cuentan con una producción sostenible son valoradas por los clientes y, por tanto, recibirán más encargos y sus ventas aumentarán.

En otras palabras, cuidar el medioambiente es una buena idea desde el punto de vista económico.

Por supuesto, cada empresa debe actuar dependiendo de su tamaño y características. Pero cualquier compañía, por muy pequeña que sea, puede ofrecer un contenedor de pilas para sus trabajadores y para sus clientes.

Por tanto, no hay excusa para no apoyar la causa ecológica y el reciclaje de residuos informáticos. Son medidas de poco coste y que reportan muchos beneficios.

Te interesa:

Contenedores de residuos para oficinas: ¿Por qué deberías tenerlos en tu empresa?

Clasificación de la gestión de residuos eléctricos y electrónicos

Según su tipo, los residuos eléctricos y electrónicos se pueden dividir en las siguientes categorías:

Grandes electrodomésticos. Desde frigoríficos hasta aparatos de aire acondicionado.

Pequeños electrodomésticos. Planchas, aspiradoras, cafeteras y otros aparatos usados en la cocina, etc.

Equipos informáticos y de telecomunicaciones. Teléfonos móviles y fijos, ordenadores, pantallas…

Aparatos electrónicos de bajo consumo. Radios y equipos de música, televisores, instrumentos musicales electrónicos…

Aparatos de alumbrado. Cualquier tipo de bombilla y fluorescentes.

Herramientas. Taladros, máquinas de coser, cortacéspedes…

Juguetes y equipos deportivos y de tiempo libre. Consolas, juguetes teledirigidos, drones, cronómetros deportivos…

Instrumentos de vigilancia y control. Alarmas, termostatos, detectores de humo…

Máquinas expendedoras.

Cada tipo de desecho requiere su propio proceso de gestión, aunque hay una serie de pasos generales, como son:

Recogida

Transporte hasta la planta de gestión

Clasificación

Pesado: antes del tratamiento, se pesan para llevar un control de la cantidad de desechos tratados por la planta

Separación de los componentes, teniendo especial cuidado en los que sean peligrosos y contaminantes

Trituración de los materiales que se puedan volver a usar

Separación de cada residuo y valoración

Si es posible, se vuelven a usar o se venden a empresas que puedan reutilizarlos.

 

Conclusión:

Con el reciclaje de residuos informáticos y electrónicos se contribuye a la consecución de la Economía Circular.

Si es posible, antes de arrojarlos al punto limpio, se deben reparar los aparatos para darles una segunda vida.

Y, cuando ya no es posible su reparación, se debe cumplir el ciclo completo para que sus componentes, por separado, vuelvan a utilizarse en la fabricación de otros aparatos. De este modo, el impacto sobre el medioambiente será mínimo.

2018-12-01T20:33:15+00:00