Requisitos de la Ley LISMI (LGD) que toda empresa debe cumplir. ¡Toma nota!

LGD - LISMI

En el año 1982 se aprobó la Ley LISMI (Ley de Integración Social de los Minusválidos), con el objetivo de favorecer la integración al mundo laboral de personas con algún tipo de discapacidad. Y es que hasta la llegada de esta normativa, todas aquellas personas con discapacidad estaban totalmente excluidas del mercado laboral.

A través de la Ley LISMI, se vivió un punto de inflexión y un cambio general de mentalidad, en cuanto a la integración laboral de personas discapacitadas se refiere, permitiendo el disfrute de un derecho constitucional que hasta el año 1982 no se respetaba.

Una Ley de Integración Social de los Minusválidos que se mantuvo vigente hasta el año 2014, cuando se produjo la llegada de la actual Ley General de los Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social (Ley LGD), Real Decreto Legislativo 1/2013 de 29 de noviembre.

Mediante la Ley LGD se pretendía unificar tres normativas con el objetivo de hacer una ley mucho más completa y efectiva, con la que se consiguiese reducir el incumplimiento de la ley por parte de las empresas, que debían contratar a cierto porcentaje de trabajadores con discapacidad en función del tamaño de la empresa.

La LGD combina, aclara, regulariza y unifica en una misma normativa a la LISMI, la LIONDAU y la Ley de Infracciones y Sanciones, que hasta 2014 eran las tres leyes que estaban concebidas para atender los derechos de las personas con discapacidad.

La llegada de la LGD, además de favorecer la integración laboral, también presentaba modificaciones terminológicas, eliminando la palabra “minusválido” por “persona con discapacidad”, e “inserción” por “inclusión social”.

Más o menos claros los objetivos que tiene la ley LGD, ahora vamos a ver cuáles son los requisitos de la ley LISMI (LGD) que toda empresa debe cumplir de manera obligatoria. De modo que si tienes una empresa, te recomendamos que prestes atención y tomes nota

Requisitos de la Ley General de Discapacidad: ¿debe tu empresa cumplir con ella?

Reserva del 2% de la plantilla a personas con discapacidad

La ley LGD marca, en su artículo 42.1, que todas las empresas españolas, independientemente de que sean públicas o privadas, que tengan una plantilla igual o superior a 50 trabajadores, deben reservar al menos, el 2% de sus plantillas de trabajadores a personas que tengan una discapacidad igual o superior a 33%.

Medidas alternativas para cumplir con la LGD

Con el objetivo de facilitar el cumplimiento de la LGD por parte de las empresas, la ley ofrece una serie de medidas alternativas reguladas por el Real Decreto 1/2013, para aquellas empresas que hayan justificado la imposibilidad de contratar trabajadores con discapacidad.

Certificado de excepcionalidad

Para justificar dicha imposibilidad, es necesario que la empresa obtenga el certificado de excepcionalidad, el cual se puede obtener por dos motivos diferentes:

No se completa la oferta: imposibilidad por parte del centro especial de empleo de encontrar personas con discapacidad para cubrir dicha oferta de trabajo. Se debe presentar un documento en el que se indique que, efectivamente la oferta está hecha, pero no hay suficientes candidatos para cumplirla.

Alegación de causas: presentación de un informe que justifique una serie de razones de carácter técnico, económico, administrativo o productivo, que dificulten la incorporación de personas con discapacidad a la plantilla.

Donaciones

También está la opción de cumplir con la LGD a través de la realización de donaciones, así como actividades de patrocinio, con un importe anual de 11.182,71 euros por cada empleado con discapacidad no contratado.

Colaboraciones con un Centro Especial de Empleo

Mantener una colaboración con un centro especial de empleo, contratando sus servicios anualmente, con un porte que debe ser al menos, tres veces superior al Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples Anual

A través de nuestro centro especial de empleo podrá contratar servicios como la recogida de cartuchos, la venta de material de oficina y consumibles informáticos, servicios logísticos y de transporte urgente, o la gestión y retirada de consumibles informáticos en cumplimiento con la ISO 14001 entre otros.

Todos los servicios que ofrecemos desde Lasercart son llevados a cabo por personas con algún tipo de discapacidad, por lo que si opta por nosotros, estará fomentando la inserción al mercado laboral de personas con discapacidad.

¿Qué ocurre si una empresa no cumple con la LGD?

En caso de que una empresa no cumpliese con la actual Ley General de Discapacidad, se enfrentaría a las siguientes consecuencias:

Imposibilidad de contratar con la Administración Pública.

Pérdida de todas las bonificaciones en materia laboral.

Imposibilidad de recibir ayudas o subsidios de la Administración Pública.

Sanciones económicas de hasta 6.000 euros anuales por cada persona con discapacidad que no haya sido contratada o por la ausencia de medidas alternativas.

Conclusión:

Si dispones de una empresa con una plantilla compuesta por 50 o más trabajadores, ya sabes que debes reservar al menos un 2% de la plantilla a trabajadores con discapacidad, para cumplir con la LGD. En caso de no poder llevar a cabo este cumplimiento, existen unas medidas alternativas a través de las cuales también podrás cumplir con la Ley General de Discapacidad.

2018-12-01T20:33:17+00:00