Tipos de residuos RAEE que debes conocer para su óptimo reciclaje

RAEEEn un momento en el que el reciclaje está desempeñando un papel tan importante para la preservación del medio ambiente, es muy probable que últimamente hayas oído hablar de los residuos RAEE, pero no tengas demasiado claro de qué se trata.

Conscientes de ello, desde Lasercart hemos querido hacer un post en el que te vamos a contar los diferentes tipos de residuos RAEE que debes conocer, para que puedas llevar a cabo su óptimo reciclaje en tu empresa o en tu hogar.

¿Qué son los residuos RAEE?

Qué son los RAEE

Cuando hablamos de residuos RAEE nos estamos refiriendo a residuos de aparatos eléctricos y electrónicos que utilizamos en nuestro día a día, como pueden ser los electrodomésticos convencionales, aparatos de dientes eléctricos, televisores, teléfonos, etc.

Este tipo de aparatos cuando dejan de funcionar y se vuelven inservibles, se convierten en residuos RAEE, y por supuesto, se deben reciclar. Todos los RAEE tienen en común que son aparatos que para su correcto funcionamiento necesitan corriente eléctrica.

Te interesa:

Contenedores de papel en oficinas, el complemento básico para el reciclaje en la empresa.

El Real Decreto 110/2015 de 20 de febrero marca la actual legislación de los residuos RAEE, estableciendo en qué consisten y detallando un modelo de gestión eficiente para ellos.

Tal y como establece el Real Decreto 11072015, de 20 de febrero, los Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos o RAEE, son aquellos aparatos eléctricos y electrónicos que se convierten en residuos cuando dejan de funcionar, como indica la definición del artículo 3.a) de la Ley 22/2011 de 28 de julio. Dicha definición comprende todos los componentes, subconjuntos y consumibles que forman parte del producto en el momento en que se desecha.

Diferentes tipos de RAEE

.

Los residuos RAEE se dividen en 7 categorías diferentes, tal y como establece el Real Decreto 11072015 (anteriormente eran 10).

1- Aparatos de intercambio de temperatura

1.1 – Aparatos eléctricos de intercambio de temperatura clorofluorocarburos (CFC), hidroclorofluorocarburos (HCFC), hidrofluorocarburos (HFC), hidrocarburos (HC) o amoníaco (NH).

1.2 – Aparatos eléctricos de aire acondicionado.

1.3 – Aparatos eléctricos con aceite en circuitos o condensadores.

2- Monitores, pantallas y aparatos con pantallas de superficies superior a 100 cm2

2.1 – Monitores y pantallas LED.

2.2 – Otros monitores y pantallas.

3- Lámparas

3.1 – Lámparas de descarga (mercurio) y lámparas fluorescentes.

3.2 – Lámparas LED.

4 – Grandes aparatos (dimensiones exteriores superiores a 50 cm)

4.1 – Electrodomésticos, aparatos de consumo, equipos de informática y telecomunicaciones, luminarias, aparatos de reproducción de sonido o imagen, equipos de música, herramientas eléctricas y electrónicas, juguetes, equipos deportivos y de ocio, productos sanitarios, instrumentos de vigilancia y control, máquinas expendedoras y equipos para la generación de corriente eléctrica.(*)

(*) Quedan excluidos de esta categoría los RAEE contemplados en las categorías 1, 2, 3 y 7.

5- Pequeños aparatos (dimensiones exteriores inferiores a 50 cm)

Los mismos aparatos que en la categoría 4, pero de dimensiones exteriores inferiores a 50 centímetros.

6- Equipos de informática y telecomunicaciones pequeños

7 – Paneles fotovoltaicos grandes

7.1 – Paneles fotovoltaicos con silicio.

7.2 – Paneles fotovoltaicos con teluro de cadmio.

Te interesa:

Principales beneficios de instaurar un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) en tu empresa.

¿Por qué es tan importante el reciclaje de los RAEE?

Partiendo de la base de que cada día en todas las oficinas y hogares aparecen nuevos residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, el correcto reciclaje de los RAEE es fundamental para preservar el medio ambiente.

Este tipo de residuos cuentan con una serie de componentes altamente contaminantes para el medio ambiente, como mercurio, cadmio o bromo entre otros, que emiten una gran cantidad de gases de efecto invernadero a la atmósfera, provocando daños muy graves e irreparables.

Por ello darles una segunda vida a este tipo de residuos es muy necesario, y a día de hoy, cualquier establecimiento destinado a la venta de aparatos eléctricos y electrónicos está en la obligación de recoger los RAEE y encargarse de su posterior gestión, siempre y cuando compres un nuevo aparato. Además, los residuos RAEE también se pueden depositar en los diferentes puntos limpios situados en cada municipio.

Entre otras cosas, con el reciclaje de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos se pueden recuperar materiales como el plástico o el aluminio, que resultan muy importantes para el sistema productivo.

Esto hace que los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos requieran de un tratamiento y reciclaje especial, aumentando las precauciones en los procesos de recogida, almacenamiento y transporte.

Aunque la gran mayoría de RAEE se pueden reciclar, debido al desconocimiento, muchas veces acaban en los vertederos convencionales, por ello es importante conocerlos y concienciarse de la necesidad de reciclarlos correctamente.

Desde Lasercart ponemos a disposición de todas las empresas que lo deseen, nuestro servicio de recogida de residuos de oficina, a través del cual nos encargaremos de recoger y gestionar correctamente este tipo de residuos, mediante empleados con algún tipo de discapacidad. Además, las empresas podrán cumplir con la legislación vigente

2019-04-30T18:05:36+00:00